miércoles, 24 de febrero de 2010

299 | ¿Dónde están las monedas?

Cada cierto tiempo, uno se encuentra con libros lúcidos, llenos de significado, imprescindibles, verdaderos...

¿Dónde están las monedas? es para mi uno de estos libros necesarios.

De hecho, nada más leerlo, llamé al autor e hicimos una entrevista en Pensamiento Positivo.

Te dejo con un extracto del mismo:

«Hay una razón poderosa que puede empujarnos a iniciar la tarea de restaurar el amor hacia nuestros padres: sólo lograremos amarnos a nosotros mismos cuando los amamos y honramos a ellos. En lo más profundo de cada uno de nosotros, por muy graves que fueran las heridas, los hijos siguen siendo leales a sus padres e inevitablemente los toman como modelos y los interiorizan dentro de sí. De algún modo, conectan con una fuerza que los hace ser como ellos. Por eso, cuando son capaces de amarlos, honrarlos, dignificarlos y respetarlos, entonces pueden hacer lo mismo con ellos mismos y ser libres. Es muy sencillo: nos encadena lo que rechazamos y sólo lo que amamos nos hace libres.»

Sergio Fernández

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Y ¿cuando tu padre es un alcoholico que trata mal a todo el mundo que desprecia a todo lo que no es él mismo?. ¿Como se puede honrar y amar a alguien así?

Joaquín - María dijo...

El extracto de "¿Dónde están las monedas"?, que incluyes en el post, nos ha llevado a recordar las ideas de Hellinger sobre la terapia basada en "constelaciones familiares".
Es un texto para leerlo con calma y reflexionar...

Elena dijo...

Hola Sergio, discrepo en la idea que comentas: "sólo lograremos amarnos a nosotros mismos cuando los amamos y honramos a ellos". Creo que es al revés, cuando nos amamos a nosotros mismos es cuando somos capaces de amar a los demás, independientemente del vínculo que nos una a ellos. Y eso es lo que nos hace libres.

Juan Antonio dijo...

Hola Sergio, sin leer el libro sólo puedo estar a favor en la parte de las constelaciones y en contra, en la parte de que se dé por supuesto que siempre existe amor paterno-filial...
Me gustaría recomendarte un fantástico curso (acaban de publicarse los DVD) que aclara mucho estos y otros temas: "Psicología práctica para la vida" de Carlos Odriozola,

Esther dijo...

Os recomiendo hacer un taller de Constelaciones Familiares con Joan Garriga, autor del libro que comenta Sergio. Y es que, efectivamente, sólo el amor puede ayudarnos a curar, a sanar, a "liberar(nos)" de rencores, de dolores, de penas y recuerdos enquistados. Y probablemente algunas historias familiares sean inolvidables y muy dolorosas pero nosotros, como hijas, sólo podemos seguir creciendo y avanzando a través del AMOR. Si creéis que hay otro modo, ¡contádmelo! pero frente al dolor y el rencor, sólo veo un modo de sanar, con el AMOR. Previamente, enfádate, grita, llora y cabréate con el mundo y con tus padres, pero finalmente ámalos para hacerte libre y seguir tu camino...si no, estarás enganchado de por vida.