miércoles, 7 de octubre de 2009

230 | A mi me funciona...

Para mi, la manera de ser de la mascota de alguien me da mucha información, de carácter intuitivo, eso sí, sobre cómo es esa persona. 

Para mi, la manera en la que me trata una secretaria o asistente me da mucha información, también intuitiva, sobre cómo es la persona a la que representa.

Para mi, la forma en la que una persona trata a los camareros me da una idea ligera de cómo es esa persona.

Sé que no puedo demostrar, aunque tampoco lo pretendo, que esto es así. Sólo digo que a mi me da, con frecuencia, ciertas pistas.

Sergio Fernández

5 comentarios:

micaminodetrader dijo...

Totalmente de acuerdo, nos oímos mañana, estoy con el gusanillo típico en el estomago, hoy te escucharé a las 13"10, un abrazo.

hacheka dijo...

Lo de los camareros me ha recordado el numero 13 de esta lista:
http://rachelc.tumblr.com/post/54669308/16-things-that-it-took-me-over-50-years-to-learn

Buen blog. En cuanto acabe la pila de libros pendientes me compro el tuyo (no me queda mucho) ;)

Joaquín - María dijo...

Efectivamente, Sergio: a menudo, esos pequeños detalles proporcionan una gran información. ¡Estamos muy de acuerdo contigo!
Algo que también resulta eficaz es observar lo que una persona dice de sí misma cuando habla de sus virtudes en un ensayado discurso. En un caso así, ese gesto no estudiado, esa frase imprevista que se escapa, esas "fisuras", en suma, iluminan bastante sobre el real sentir de esa persona, a espaldas de la perfecta imagen que pretende dar.
No hace mucho, por ejemplo, a una conocida estrella mediática, que proclama públicamente su amor por los animales, hablando un día de lo efusivos que son algunos perros con las visitas que reciben sus propietarios, se le escaparon estas palabras: "Y, claro, como está el dueño del animal delante, no le puedes dar una patada al perro".
Es un pequeño, pero significativo detalle...

Gema Pérez dijo...

Sí, tienes razón en lo que dices.
A mí me da muchas pistas de cómo es una persona ver qué lleva colgando del espejo retrovisor interior del coche. El sonido de un teléfono móvil al recibir una llamada tambien...

F.J dijo...

Efectivamente Sergio, yo también soy de los que se fijan en esos detalles para ahondar en la personalidad de los que me rodean: en la forma en que se contesta a un televenta que te llama a horas inoportunas, también es una forma de analizar como somos.

Digamos, que es como hacer una visita inesperada a la casa de alguien.

Por otro lado, enhorabuena por tu libro, ya solo me falta un poquito de valor para llevar a la práctica todos tus consejos, pero eso no se compra en las librerias.