lunes, 5 de octubre de 2009

228 | Si estás triste, cansado, contento o enfadado

Si estás enfadado nunca mandes un e-mail ni llames para quejarte. Espérate a mañana. Lo verás con otros ojos. Y en una semana ni te cuento.

Si estás triste no tomes nunca alcohol. En una sociedad que no soporta el dolor, que todo lo soluciona a base de analgésicos, parece que lo natural es escaparte si estás triste. No lo hagas. Aprende la lección y, si es el caso y te apetece mucho, cuando la hayas aprendido, celébralo con una copa de buen vino. Pero cuando estés triste, nunca tomes alcohol.

Si estás alegre, aprovecha para iniciar eso que tienes pocas posibilidades de que vaya a salir adelante. Tendrás la energía necesaria para darle el empujón definitivo. Aprovecha los días que irradies alegría para ofrecer ese proyecto tan loco a quien corresponda, para llamar o escribir a la persona con la que quieres ligar o a la que quieres mantener a tu lado, por ejemplo.

Si estás cansado. No insistas en seguir. Descansa y sigue después. A la larga es más rentable. Para talar un árbol es necesario afilar antes el hacha.

Si estás sorprendido con algo que te gusta, compártelo. Llama a quien le pueda interesar. Lo que das, te lo das y lo que no das, te lo quitas. 

Sergio Fernández

4 comentarios:

Joaquín - María dijo...

¿Y si se está preocupado?, añadiríamos por nuestra parte.
Podrían ser muy eficaces esas antiguas y conocidas propuestas que expresan: "Si tiene solución, ¿por qué te preocupas?" o "Si no tiene solución, ¿por qué te preocupas?"
Ambos consejos tienen una argumentación lógica y fácilmente asimilable, pero es muy difícil evitar la preocupación cuando no se sabe con certeza si algo tendrá solución o no...

yo misma dijo...

lo importante entonces es lo que se dice o como se dice?volvemos a lo mismo: el continente o el contenido?la forma o el fondo?
hay veces que no se puede ni se debe espear el buen momento, simplemente, surge. y quiza ese inoportuno momento sea el mejor de todos, porque quiza si esperas, no haya otro.

Ascen ;) dijo...

A mi, tener consciencia de como están tus emociones y optimizar el momento de comunicar en las mejores condiciones me parece "muy sabio" y "necesario". El enfado, el cansancio, la tristeza, ... sólo dejan ver la perspectiva menos favorecedora de "cualquier cosa-situación" y comunicas desde esa mirada. Por el contrario la alegría y emociones positivas te amplian el campo y con seguridad ganas tanto en lo que emites como en la interpretación de lo que recibes.
Besos

Melina dijo...

Hola Sergio, me gustó lo que escribiste, claridad y sabiduría. En hora buena