viernes, 23 de enero de 2009

98 | Coincidencias a dos ruedas

Ayer hablaba con una persona que acababa de perder un tren. Lo único que se me ocurrió decirle fue que esas cosas suceden y no hay mucho que nosotros podamos hacer. A veces las cosas simplemente pasan por causas que escapan a nuestro control.

Unos minutos más tarde me subi en mi bicicleta y nada más hacerlo, la cadena se rompió y me quedé, como la persona con la que acababa de hablar, tirado sin medio de transporte.

Aunque una bonita coincidencia con uno de mis compañeros de garaje [que apareció de la nada] facilitó que éste me acabara llevando en su moto [¡gracias!], no dejo de sorprenderme de cómo la vida funciona a veces: un momento estoy diciéndo que esas cosas pasan y diez minutos más tarde esas cosas me están pasando.

Cada día las palabras me imponen más y me infunden más respeto. Hay que prestar mucha atención a lo que decimos porque las palabras tienen el infatigable empeño de convertirse en realidad.

Así que me propuesta para este fin de semana es sencilla: Prestar mucha atención a lo que decimos: de nosotros mismos y de los demás, qué tipo de palabras empleamos y que tipo de juicios o generalizaciones hacemos.

Sergio Fernández

4 comentarios:

Anónimo dijo...

me da un poco de miedo.....

Ascen ;) dijo...

Yo sin embargo pienso que la interpretación de las palabras está en función de lo que queremos creer, que las mismas sentencias dicen diferente, según el sentir de quien las escucha, que unx mismx no las interpreta igual en un momento determinado que en otro, ...
En fin que no hay que dejarse engañar, asustar o ilusionar sólo por las palabras.
Y ciertamente este ha sido un aprendizaje muy reciente que me ha resultado muy interesante, para comprenderme y comprender a otrxs

Cris dijo...

Hay que tener cuidado sobre todo con lo que se piensa y con lo que se desea.
Pero cuando materializas esos pensamientos y deseos en palabras... eso ya es prácticamente inevitable. Y digo prácticamente, porque hay cosas que escapan a nuestro control.
Esto me recuerda al post del martes pasado, Cinco años, ya tengo el qué, ahora a por el cómo.
Es tan fácil como aprender a gestionar nuestros pensamientos, lograr que sean positivos y que nos ayuden a conseguir nuestros propósitos.
Últimamente pongo especial atención en la letra de las canciones que escucho, y a veces pienso: "¡Madre mía, pero cómo dice eso!".

Anónimo dijo...

hola, estamos en situacion desesperada, mi marido no ha cobrado los dos ultimos meses en la empresa por quiebra y ahora que se va al paro tardara en darle la paga al menos en febrero o marzo, estamos en una situacion desesperada y critica, muchas grcias por su interes, nosotros vivimos en paterna (valencia), nuestra situacion pasa por deber todos los recibos, agua, luz, telefono y hasta la hipoteca, de 3 meses, de momeno tenemos casa, (no se por cuanto tiempo yA QUE EL BANCO DICE QUE VA A EJECUTAR) estamos sin un centimo ni comida, y neceitamos la ayuda que buenamente podamos recibir desinteresadamente,podemos desplazarnos pero no muy lejos de valencia, puesto que no tenemos ni para el autobus, lo digo otra vez gracias por a poca ayuda que nos pueda facilitar, pues para nosotros es mucha,en nombre de mi marido mi hija y yo, si quiere mi numero de tl es 615 934 752,un saludo