lunes, 12 de enero de 2009

89 | El fin y los medios

Por motivos que no vienen al caso, estas Navidades he acabado visitando el Aquarium de Barcelona y, este fin de semana, Faunia, en Madrid.

Además de que me ha sorprendido la enorme cantidad de especies animales de cuya existencia no había escuchado ni tan siquiera hablar, estas visitas me han generado sentimientos contradictorios...

¿Hasta qué punto es legítimo tener encerrados a animales sólo para el disfrute de los seres humanos?
¿Justifica el sentido aparentemente educativo de estas atracciones, la retención de estos animales?
De lo que no estoy seguro es de que el fin justifique los medios. En términos generales tiendo a pensar que no lo justifica, que es importante respetar las reglas y valores, aunque el fin que pretendamos lograr sea más elevado, y estas visitas creo que me han ratificado en este punto.
¿Justifican tus fines lo que haces para lograrlos?

Sergio Fernández

4 comentarios:

Anónimo dijo...

En general no creo que el fin justifique los medios. Un fin no puede ser elevado si no se corresponde con el camino seguido para conseguirlo. Lo importante no es el objetivo a conseguir, sino el camino a recorrer. Pero podríamos pensar que a veces sí son justificables ciertos medios si partimos de una situación de la que no es posible salir de otra manera, por ejemplo en un contexto de opresión. Y estoy pensando en el caso de la Intifada. Aunque claro, quizá el fin no esté adecuadamente planteado y por eso no se pueden plantear otros medios. A.

Ascen dijo...

Cuando estuve en el Acuarium de Donosti quedé maravillada, de las especies, de su belleza, de cómo nos lo mostraban, iba con mis hijxs y parece que, su capacidad de asombro y su interés, el de las criaturas,te distrae de otras reflexiones posibles.
Más adelante, el año pasado vi Faunia, en febrero, sin niñxs, (un evento en ese entorno), una época más fría, menos comercial y especialmente sin "la magia" infantil, mi sensación fué un poco de "tristeza". En primer lugar no resultó una emoción emocionante, valga la redundancia y además no parece que se facilite una "vida" con un mínimo de libertad de movimiento para muchas de las especies.
Existe una ética de trato con los animales, incluso para su utilización en experimentación, pero exige poco de los humanos que tenemos que tratar con ellos, es un conjunto de mínimos muy mínimos.
Con respecto a tu pregunta ¿el fin justifica los medios?, al menos en algunos casos este pensamiento de todo vale para mis fines ha producido auténticas barbaridades.
Mi pensar es que los fines y los medios deben ser nobles y plausibles y por supuesto no "todo" vale.

Anónimo dijo...

Esto es una pregunta de teoría de juegos. Vamos a ponerlo menos zen y a ser más explícitos ¿vale la pena el sacrificio de unos pocos para salvar a muchos? ¿que podrían pensar esos pocos sobre esa pregunta? ¿y los muchos? Esta pregunta lleva sin una respuesta unánime desde el mismo momento que se planteó. Quizás la respuesta esté en el equilibrio que proporcione ese fin respecto al medio usado (no se si me explico).

Juan Bielsa. dijo...

A mi modo de ver no tiene ninguna justificación la existencia de estos acuarios, ni tan siquiera el supuesto propósito didáctico.

La existencia de estos acuarios es una muestra más del absurdo total de nuestra civilización en numerosas cuestiones. Es un síntoma más de una civilización enferma.

Hoy en día se pueden realizar documentales sobre la fauna marina en su propio medio sin pervertir hasta el paroxismo la VIDA.

Necesitamos más poetas. Se necesitan poetas que vean los puntos demenciales de nuestra sociedad, y que nos están abocando a un lento suicidio colectivo.

Un saludo.