martes, 7 de julio de 2009

185 | Pensamiento Positivo

Una seguidora del Pensamiento positivo me ha mandado esta mañana un enlace a una noticia que afirma que el pensamiento positivo puede hacer que nos sintamos peor.


Y yo te pregunto, porque siento verdadera curiosidad: ¿Te ha sucedido alguna vez que leyendo alguna entrada de este blog te hayas sentido peor, tal y como afirma este artículo?

¿Te hace daño, o conoces a alguien que se lo haga, el pensamiento positivo?

Sergio Fernández

3 comentarios:

Cris dijo...

Yo nunca me he sentido peor leyendo las entradas de este blog, pero estoy convencida de que no todo el mundo está preparado para el Pensamiento positivo.

Desde mi punto de vista, no es tan simple como elegir unas cuantas frases positivas y repetirlas. Si no estás realmente convencido de lo que dices, no te servirá de nada.

Se trata de una opción personal, de una manera de ver y vivir la vida. De salir a la calle cada mañana con una sonrisa, pensando que todo lo que te va a ocurrir ese día es estupendo y que vas a hacer cosas que influirán en lo que te rodea y en las personas que te rodean de manera positiva.

Y no, esto no es un anuncio de compresas ("¿a qué huelen las nubes?" "me encanta ser mujer") es mi forma de ver las cosas, tan respetable como la de la gente que pasa toda su vida quejándose.

¿¿Qué os parece a vosotros??

Jaume dijo...

Si piensas en positivo y luego te sientes mal, algo falla. Una de dos, o los pensamientos positivos no te los crees, o lo que estas pensando choca con la cruda realidad.
Un ejemplo, si buscas empleo, y sales a buscarlo pensando, voy a encontrar empleo y luego resulta que no lo encuentras, y luego te sientes mal, te sientes mal porque no estarás pensando en positivo, seguro que estarás pensando que nunca encontraras trabajo, que te vas a quedar sin dinero, etc. Los pensamientos positivos no es lo mismo que deseos positivos.
Otro ejemplo, puedes ir a un proceso de selección de empleo y pensar, soy el mejor profesional, pero luego cogen a otro, estamos en lo mismo, quizas te habías creado una fantasia y no eras el mejor.
Por ello, los pensamientos positivos tienen que ser realistas y a prueba de fracasos.

Sergio dijo...

Me uno a esta interesante charla...

Una vez leí, que cuando uno sonríe la información que se le transmite al cerebo es tal, que el propio cerebro es incapaz de pensar en algo que te impida sonreir. Digamos que en ese instante, el cerebro te ayuda a que esa sonrisa se produzca por algo "lógico" (pensando en cosas agradables, recuerdos simpáticos, chistes...). Esto es, a priori, algo más complicado y requiere de mucho entrenamiento, pero os recomiendo que probéis a esbozar una sonrisa cuando estéis pasando un mal momento, el que sea. Efectivamente, algo sucede.