martes, 2 de septiembre de 2008

2 | El camino que no iba a ninguna parte

Esta semana he vuelto a toparme con un libro que ha cayó en mis manos, como casi todo, un poco de casualidad.

Se llama El camino que no va a ninguna parte.
Es un libro para niños, muy grande, que se lee en tres o cuatro minutos, lleno de dibujos y que aunque tiene poco texto no le falta ni una coma.

Habla de la historia de Martín Testarudo, un niño que vive en un pueblo del que salen tres caminos, uno de los cuales no va a ninguna parte. Al menos eso dice todo el mundo… Un día, cansado de escuchar lo que los mayores le dicen, el niño empieza a caminarlo. Al final del mismo encuentra un castillo con una princesa que le regala todos los tesoros del castillo. Cuando los vecinos del pueblo corren a transitar el camino que no iba a ninguna parte, el Castillo ha desaparecido… porque como dice el cuento “algunos tesoros sólo están ahí para los que deciden recorrer determinados caminos por primera vez”.

Me ha encantado volver a ojear el libro porque todos tenemos caminos en la vida que no hemos transitado aún y que sin embargo, quién sabe, a lo mejor están llenos de tesoros...

Sergio Fernández

3 comentarios:

nerea dijo...

Me gusta mucho este bloc, me parece esencial para la vida.
Yo soy una oyente de Punto Radio sobre todo por las mañanas que es cuando más estoy en casa.
Pero claro al vivir en Bilbao no puedo oir este programa que pena!
Bueno al hilo de este libro te recomiendo un libro que me encantó, lo leí hace muchos años pero siempre me queda ese sentimiento positivo:
"La princesa que creía en Cuentos de hadas" de Marcia grad, yo tengo una 6º edición y creo que ya pasan de 20.
El punto de vista que esta autora le da al maltrato de la mujer es esperanzador porque todo tiene salida. Debemos ser positivos porque la vida está llena de cosas buenas

José Ricardo Fernández dijo...

Una idea muy interesante; como la de meterse en un "blog" y descubrir caminos nunca transitados antes.

Y es muy cierto que el miedo al camino, nos lleva siempre por los mismos derroteros que ya están gastados; que nada pueden ofrecer de nuevo.

La vida es buscar; en la muerte todo cambia hacia algún tipo de quietud.

Estupendo "blog" sencillo y contundente.

Joserri

Usúe dijo...

Es increible lo que puede llegar a esconder un libro para niños. De los que he leído ultimamente, os recomiendo "Tres cuentos hadas", de Gustavo Martín Garzo. Tiene fantásticas ilustraciones, de Jesús Gabán, y una gran frase: "No hay nada, si se desea con suficiente fuerza, que no llegue a cumplirse"