lunes, 14 de septiembre de 2009

215 | Puedo estar equivocado pero...

Puedo estar equivocado pero...

Cuando alguien dice que las ideologías han muerto y que lo mismo da ser de derechas que de izquierdas, que hoy en día eso no importa... tiendo a pensar que esa persona tiene ideología de derecha. Al revés creo que no funciona.

Cuando alguien dice que tener un trabajo vocacional no es tan importante y que un poco de pragmatismo va bien en la vida... tiendo a pensar que esa persona está frustada con su trabajo.

Cuando alguien dice que el amor no es tan importante, que eso del amor de tu vida es un cuento... tiendo a pensar que esa persona nunca ha conectado realmente con otro ser humano.

Hay cosas que son importantes en la vida. Pocas, por cierto, y no implicarse en ellas creo que no las hace menos importantes. 

Sergio Fernández

8 comentarios:

Joaquín - María dijo...

Desde nuestro punto de vista, para nada estás equivocado en ninguno de los tres puntos que tocas. Los suscribimos totalmente, aunque para algunas personas también podamos estar equivocados...
Otra cosa: en el comentario que hicimos a tu entrada 214, sobre la coherencia, terminábamos diciendo que la estimable virtud de la coherencia no hace admirables a las personas coherentemente indeseables. Después de verlo publicado, hemos estado dándole vueltas a la frase... Nos parece, más bien, que cuando una persona alcanza altas cotas de coherencia en su vida es porque cultiva también una serie de virtudes y difícilmente podrá ser alguien "coherentemente indeseable"

Anónimo dijo...

Creo que la división de "ser de derechas o de izquierdas", es demasiado simplista. Defineme, en función de lo que hacen los partidos políticos, en España, qué es "ser de derechas o de izquierdas".
Es más una cuestión de reparto del poder. Aunque también podría estar equivacado,...
Saludos.

Luis Rubio dijo...

Cuando dice que las ideologías han muerto es qe se ha dado cuenta de que constituyen un opio más, como la religión, aunque sin ese carácter piadoso y caritativo y de entrega que algunas religiones tienen entre sus militantes: pues aquellas más bien lo que hacen es despreciar y "odiar" a los que consideran de otra ideología, a los que no se apuntan a la diferenciación ideológico- partidista-extintora de los valores que liberan al ser humano: los de derechas, en fin, que son los que creen que no hay ideolgías, y los de todos aqeullos que hablen así.Por otro lado, qués es una ideologia de derechas...eso es puro partidismo: ¿es que hay que comulgar con palestina, odiar a EEUU (ahora menos), negar la crisis cuando tocaba, abrazar a Hugo Chaves y a Castro, declararse laico o ateo o anticatólico, ser un/una pijolisto/a de puño en alto, justificar a los jóvenes/jóvenas siempre? CReo que no.

No suscribo en absoluto que una persona que diga que se puede vivir sin amor sea un frustrado, o sí puede que lo sea, pero y qué, qué felicidad tiene el no frustrado mayor, que la del frustrado. Por qué valoramos esa condición de forma peiorativa, si quizás es el único retrogustoso sabor que las libaciones experienciales dejan...O no...

Por último, la vocación, la llamada cristina, a un ejercicio religioso o profesional, es más un alimento que una iluminación al estilo de Saulo. Y no estoy frustrado en "mis" trabajos: profesor de literatura y abogado en ejercicio, pero tampoco vivo en la Arcadia pastoril y bucólica de ese línea de pensamiento: me bato todos los días en lucha, me fatigo y a veces me deprimo, sí, pero tod ello es "apasionate": y entré sin vocación alguna en esta vida.

Mi queridos Joaquín-María, "vosotros" sí que os queréis,
a duo, habláis y pensáis, y así os expresáis, pero dejadme que os diga, que las palabras dan para muchos juegos: coherentes e indeseables.

Alvaro dijo...

Hola,
para mi, el punto de vista común en que englobas aspectos tan dispares como { ideologías, trabajo, amor } podría resumirlo bastante mejor con la palabra "compromiso".
Compromiso con cada uno de esos aspectos. Lo cual también tiene bastante relación con la coherencia de la que hablabas ayer.

mercè milan dijo...

Nunca me ha interesado la política especialmente pero poco a poco, al ir creciendo he visto como puede afectar en mi vida sustentar una rutina bajo una ideologia cerrada o estanca. Seguir sin mostrar interés seria como rendirme ante la inercia, sea cual sea y ahí es donde no pienso sucumbir, luchar por aquello que me mueve, sentir lo que verdaderamente me apasiona es lo que me mantiene viva. No ser de nada, no implicarse en nada se convierte en ser del medio o ser del otro lado, por tanto, tendré que aprender a decir que prefiero ser de izquierdas, aunque ahora no lo estén haciendo muy bien, a decir que amo a mi pareja, aunque no sea perfecta y a desear cambiar de trabajo porque puedo hacer mucho más. Por ello, no me rindo, y os animo a todos a vivir la vida con toda su sal! y... no, no te equivocas, está de moda ... aún así, los incansables lucharemos por un mundo mejor.

Anónimo dijo...

Sinceramente no entiendo la diferenciaciòn izquierda ideologìa,derecha no ideologìa.
¿No te has parado a pensar que la
identificacion que se puede hacer de la derecha con la falta de ideologìa es porque se valora màs
que nada la libertad individual y
el no estar sujeto a consignas(no
entro a valorarlas)de ningùn tipo,
salvo las de no obstaculizar las libertades individuales.

yo misma dijo...

las ideologias ya no son lo q eran, ya nadie curra por vocacion sino para sacar adelante la hipoteca, los hijos o los vicios, el amor verdadero no existe, etc...
quiza sueño demasiado, pero prefiero ser una ingenua sin remedio que un fracasado sin ilusion que realmente se crea esas palabras.

knocte dijo...

Pues sólo difiero contigo en esta entrada acerca de tu última frase, y para ello usaré una frase de Antonio Gala:

"La felicidad es darse cuenta de que no hay nada demasiado importante"