martes, 10 de febrero de 2009

109 | Capa de superheroe para la crisis

Hoy me siento generoso y te voy a confesar un secreto: Tengo una capa mágica.
No te puedo decir de dónde la he sacado pero se llama "capa anticrisis". La llevo siempre puesta y en cuanto alguien empieza a hablar de la crisis me cubro con ella.
Así que, al estilo de los superheroes de los cómics, desde que tengo esta capa, estoy protegido contra el mal. Me da igual lo que pase fuera porque la capa me aisla.
La tengo siempre cerca. Esta mañana, por ejemplo, hablaba por teléfono y mi interlocutor me ha dicho "...pues según está la cosa...", pero yo me he dado cuenta instantaneamente y me he cubierto con ella y como es completamente impermeable a los comentarios procrisis pues yo como si nada...
Lo mejor que tiene esta capa es que, aunque no sé muy bien cómo funciona, todos los comentarios que son creativos, innoovadores, idealistas, positivos, generadores de trabajo en equipo y estimulantes los deja pasar así que, la verdad, estoy tranquilo con ello porque no me pierdo nada interesante.
Así que mi consejo es que te busques una capa anticrisis lo antes posible; a mi personalmente me funciona muy pero que muy bien.
Y mi pensamiento positivo de hoy es esta recomendación: Escucha a todo el mundo porque todo el mundo tiene una verdad que decir, aunque eso no significa que esa verdad sea la tuya.

Sergio Fernández

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola,
me encante haber leído esto.
Yo que siempre estuve en crisis.
Nunca he tenido trabajo fijo, nunca el banco me fió, no pude pagar el precio desorbitado de las casas, ni siquiera sentí la extrema necesidad de ser turista.
Yo sigo igual, vivo al día, sólo compro lo que puedo pagar en efectivo.
Creo que también uso capa mágica.

Ascen ;) dijo...

Que buena perspectiva, protegerse de mensajes ruinosos y puntos de vista caidos hacia el lado menos favorecedor. Creo que es una buena gestión para sentirse bien, pero además para actuar eficazmente sin gastar recursos en "malos pensamientos" que desgastan tanto. Abrazos