viernes, 12 de marzo de 2010

303 | El cambio

He vuelto a ver la película El cambio.

Wayne Dyer [autor conocido sobre todo por Tus zonas erróneas] reflexiona en esta inspiradora película sobre el cambio que la mayoría de las personas experimentan alrededor de la mitad de su vida.

Ese cambio, según Dyer, es el cambio de la ambición al sentido, al significado.

Me encanta este título: de la ambición al sentido. Creo que define con bastante precisión lo que le sucede a muchas personas. Cansadas de ambicionar, llega un momento en el que lo único que desean es vivir con sentido.

Sin embargo, comentando esta película el pasado fin de semana, alguien me dijo que en realidad el proceso de la vida pasaría más bien "del sentido a la ambición al sentido". Y esto para mi también refleja algo que pasa, porque es verdad que de joven [que cada uno aplique "joven" como quiera] las personas solemos tener mayor claridad de vida que la que se tiene unos años más tarde cuando empezamos a instalar software inadecuado en nuestro cerebro.

Ya he hablado de ello en alguna otra ocasión pero me parece imprescindible reflexionar y dedicarle tiempo y energía a esta cuestión. Creo que por eso he vibrado tanto con el mensaje que propone Dyer, que es tan sencillo como dedicar nuestra vida a alguna actividad que aporte significado, que aporte sentido a nosotros mismos y a los demás.

La película está llena de joyas. Si te apetece irte a la cama con buen rollo esta noche, te propongo que apagues el televisor y te sientes a compartir esta película... ¡Merece la pena!

Sergio Fernández

5 comentarios:

irene dijo...

He seguido tu propuesta de viernes.. y no podía ser mejor despuñes de una semana en la que las exigencias y autoexigencias parecen llegar al límite. Hay que estar atentos y no dejarnos llevar por la falsa ambición. Miles de gracias, y por favor sigue recomendándonos pelñis los viernes!

Miguel Apega dijo...

Gracias por hacerme llegar a través de ti esta película. Me he quedado sin palabras. Simplemente genial. Gracias Sergio.

Anónimo dijo...

Impresionante película, muy recomendable, al igual que tu blog, Sergio. Gracias por hacerme partícipe que el cambio es posible. Gracias por compartir. Un abrazo, Sonia

Marián dijo...

¡qué pelicula! me ha llenado de paz y de sentido
Gracias por llevarme hacia ella

Renata dijo...

Que lindo ha sido el momento que me has proporcionado... es mágico pensar en la conexión... la sincronicidad... ha sido realmente muy importante para mí ver esta película hoy. Gracias por compartirla!
Muchas Gracias!